4 de octubre de 2010

El fin de semana fui a una fiesta infantil. Hace tiempo que no iba. He de confesar que no son mis favoritas. La verdad es que en la fiesta todo fue muy bien, pero no pude dejar de notar que últimamente, con más frecuencia, se está dando un fenómeno que está marcando el desarrollo de las nuevas generaciones. 
En México es tradición romper una piñata cuando un chico cumple años. Ayer no fue la excepción. 
Mientras los niños le pegaban a la piñata, recordaba cómo, cuando yo era niña, nos daban un palo de escoba o un bat para romperla. Ahora se venden palos especiales decorados con adornos al gusto del niño para que haga juego con la piñata comprada. 
Antes la piñata era de barro, ahora la piñata se compra de acuerdo al tema de la fiesta, princesas, personajes de Disney, de caricaturas o de películas que están de moda.
Antes, cuando caían los dulces de la piñata, teníamos que acomodarlos de alguna manera en nuestra ropa o incluso elegir no movernos del lugar en donde habíamos recolectado nuestros dulces para delimitar bien cuales eran los nuestros. Ahora, les dan a los niños bolsas de plástico a cada niño mientras esperan pegarle a la piñata, para asegurarse que tengan donde guardarlos.
Hasta aquí todo parece haber evolucionado con cierta normalidad. Pero..... antes, los niños eran quienes se aventaban a recoger los dulces, ¡NO LOS PAPÁS!


Al ver la escena del la fiesta, alguien me preguntaba. ¿Qué estos papás (y debo decir que eran el 80% de los asistentes a la fiesta quienes se aventaron por los dulces) no tuvieron infancia? y mi respuesta fue: -No, es que se trata de Padres Helicóptero.-






Explico....



Padres helicóptero es un término coloquial de principios del S. XXI que se le da a un padre que presta mucha atención a los problemas y experiencias de su niño(s). 
Los padres helicóptero se llaman así porque revolotean como helicópteros de cerca a sus hijos, rara vez fuera de su alcance, ya sea que los chicos los necesiten o no. En Escandinavia, este fenómeno se conoce como  Curling Parenthood y describe a los padres que tratan de barrer todos los obstáculos del camino de sus hijos. También se le llama "overparenting". Los padres tratan de resolver los problemas de sus hijos, y de evitar que sean perjudicados al mantenerlos fuera de situaciones peligrosas
Algunos profesores universitarios y administradores se están refiriendo a "los padres cortadores de césped" para describir a las madres y padres que tratan de suavizar y masacrar todos los obstáculos, al grado en que incluso algunos departamentos de recursos humanos están familiarizados con un fenómenos así y algunos han informado que los padres han comenzado a inmiscuirse en las negociaciones salariales. 
El término  "Padres Halcón Negro" ha sido acuñado para aquellos que cruzan la línea de un mero exceso de celo con el comportamiento poco ético, como el llenado de los trámites y ensayos de admisión de sus hijos a la universidad.
vía: wikipedia

Cary Anderson, doctora en Educación de la Universidad Saint Joseph de Filadelfia, dice que la paternidad helicóptero va más allá de las historias de los padres que discuten con los profesores sobre las notas, o que llaman a posibles jefes para convencerles para que contraten a sus jóvenes adultos. «Los padres helicóptero están profundamente dedicados a sus niños», dice Anderson. «En mi experiencia, esta dedicación se manifiesta de tres formas diferentes»:  Tipos de padre helicóptero



Un problema con este enfoque, dice Rich Barbera retirada recientemente después de 30 años como consejera de la escuela secundaria en New Fairfield, Connecticut, es que no ayuda a los adolescentes a desarrollar sus propias habilidades de toma de decisiones. Antes que los estudiantes levantaran el teléfono para llamar a mamá después de que algo pasaba en la escuela, los animaba a considerar cuestiones tales como "¿Qué es lo bueno o malo que puede venir de esto?" y "¿Cuáles son mis opciones en esta situación?"
"Le da a los estudiantes la confianza de que puedan resolver problemas por sí mismos", dijo Barbera.
El Dr. Ken Haller, profesor asociado de pediatría en la escuela de Medicina de Saint Louis University, está de acuerdo en que los padres deben ayudar a los niños a aprender a tomar sus propias decisiones.
"Si un padre llega a ser tan enredado en la vida del niño que no puede dejarlo ir, es embarazoso para el niño."

Según Haller,  es parte del desarrollo natural de los niños adolescente en identificarse más con su grupo de pares. Si están constantemente volviendo a mamá y papá a tomar todas las decisiones, este proceso se hace más difícil. Y si un niño siempre tendrá que pedir ayuda. Haller aconseja a los padres que evalúen cómo se han de responder a las peticiones del niño.
Cuando un padre se cierne demasiado, puede ser contraproducente y cerrar la comunicación.
Aquí consejos de CNN sobre cómo aterrizar a los padres helicóptero.



Quieres saber si ¿Eres un padre helicóptero?  Resuelve este test (Inglés)



1 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails